Mi disco favorito del año: Porvenir, de Marlango

Estándar

En el resumen del año también tiene que haber espacio para la música. Sin duda alguna, mi favorito de la “temporada” 2014 es Porvenir, de Marlango. Como de la música es muy poco lo que se puede decir (cada uno tiene sus gustos), será mejor dejaros escuchar el primer single/vídeo:

DINERO

PORVENIRDe todos modos, la canción en la que colaboran con Bunbury no es mi favorita. Personalmente, me gustan mucho más otras dos canciones del disco: “Te quiero creer” y “Puede”. Ahí va un fragmento de “Puede”

Puede que quieras dejar
una vela encendida
para poder regresar
cuando no puedas más

Mientras se pueda soplar
puede volver a quemar

El caso de Monago y las anécdotas

Estándar

El caso de José María Monago vuelve a demostrar la situación de absoluta miopía en la que vivimos en este país, por lo que al control de las instituciones se refiere. Se ha sabido -muchos años después- que el presidente extremeño realizó más de una treintena de viajes a las Islas Canarias cuando era senador, todos ellos viajes profesionales según Monago dijo un día y todos ellos viajes que el propio Monago iba a pagar de su bolsillo, según rectificó al día siguiente. Pero lo importante no es el caso de Monago y si debe dimitir -que sí- o no. Lo importante es que volvemos a cometer los mismos errores de siempre: un dedo señala a la luna y todos miramos el dedo.

monago-670xXx80-1El caso Monago lo que demuestra es que sus señorías pueden realizar más de 30 viajes sin que nadie supervise nada. El caso Monago lo que demuestra es que ningún partido está muy tranquilo con el tema de los viajes, porque todos piden la dimisión de Monago, pero yo estoy esperando a ver a uno solo que pida lo que cualquier persona de sentido común debe pedir: una auditoría externa de los viajes de todos los diputados y senadores durante los últimos cinco años. Y, por supuesto, un control externo férreo para cualquier viaje que a partir de ahora se quiera hacer. ¿Por qué nadie pide esa auditoría? Pues sencillamente porque son muchos los que saben que 32 viajes no han hecho, pero que alguno han mezclado en el camino del todo gratis.

Lo sencillo se convierte muchas veces en imposible. Y lo sencillo es controlar los viajes de sus señorías con una simple línea en la que el señor que viaja indique con quién, dónde y para qué se ha reunido. Con esa sencilla justificación publicada en una página web, los políticos demostrarían transparencia y aportarían un dato fácilmente desmontable. La historia de los viajes recuerda a la de las llamadas telefónicas en algunas instituciones. Mucha gente llamaba a diestro y siniestro sabiendo que era gratis total. Un día empezaron a publicar la factura de cada uno en el tablón de anuncios. A partir de ahí, frenazo en seco para que no me saquen los colores. Es tan fácil cuando hay voluntad… El problema es que no hay voluntad.

PD: Hace unos minutos veo con agrado que Eduardo Sotillos, del PSOE, escribe en El Mundo y pide esa misma auditoría sobre los viajes. Ojalá haya más voces como la suya. ¡Auditoría ya!

Libros de autoayuda: Las gafas de la felicidad

Estándar

Tal vez leer un libro de autoayuda cuando uno pasa por un momento plácido de la vida no debe ser la mejor de las elecciones posibles. O tal vez sí, nunca se sabe. Lo cierto es que el último libro que ha pasado por mis manos lleva por título “Las gafas de la felicidad”. Su autor se llama Rafael Santandreu y se ha hecho famoso, entre otras cosas, por sus múltiples apariciones televisivas, especialmente en el programa Para todos la 2, de TVE.

SANTANDREURafael Santandreu es un psicólogo radical. Y siguiendo con el tal vez habría que añadir que muy posiblemente el adjetivo de radical es algo que a él le gustaría ver junto a su nombre. Sólo así se pueden entender algunos de los planteamientos de su libro, una obra muy centrada en la psicología cognitiva. Pero vamos a bajar al terreno de la realidad: ¿cuál es la tesis de Santandreu? Muy sencillo: no hay ni un solo problema en la vida que merezca que vivas amargado. Para defender esa tesis, Santandreu echa mano de ejemplos clásicos y de otros muy actuales, donde personas que apenas pueden mover los ojos y que tienen todo su cuerpo paralizado son ejemplos de felicidad. Para el psicólogo, teniendo comida y bebida, son muy pocas más las necesidades por las que un ser humano debe entristecerse.

lasgafas-3d-1En su libro, relata cómo y por qué él nunca da el pésame en un entierro. Santandreu prefiere decirle a los familiares que hay que animarse y empezar a vivir lo antes posible porque el tiempo se nos escapa demasiado rápidamente. Es un ejemplo duro de su filosofía personal y de cómo muchas veces no es comprendida por el otro. Pero hay ejemplos mucho menos radicales en los que el sentido común de Santandreu es pasmoso. Y, entre otras cosas, comenta algo que parece obvio pero que en este país se olvidó durante años: no te crees necesidades fuera de tu alcance porque tu vida se puede caer como un castillo de naipes.

Para el que necesite un libro de autoayuda, Santandreu puede ser una buena opción, aunque sinceramente y desde un punto de vista personal me gustó muchísimo más el libro “La inutilidad del sufrimiento”, escrito por María Jesús Alava Reyes. El punto de partida es el mismo y el punto final también lo es. Pero en el camino Santandreu es mucho más directo y eso, en ocasiones, es duro de asimilar, aunque tal vez -y es el último del día- puede ser incluso más eficaz.

Adán, Eva y un país todavía por civilizar

Estándar

El canal de televisión Cuatro ha estrenado un nuevo programa que tiene como único y supuesto atractivo la presencia de todos los personajes desnudos frente a la cámara de televisión, una especie de Gran Hermano sin ropa, puesto que si el nivel de sus conversaciones fuera el atractivo de este programa, habría suicidios en masa. El programa en cuestión se llama Adán y Eva y viene a certificar lo poco que ha avanzado este país.

asignatura_pendEl pasado viernes recuperaron en La 2 la primera de las películas de José Luis Garci: Asignatura Pendiente. De Garci no hace falta decir que es el segundo mejor director español de todos los tiempos (por detrás sólo del gran Berlanga). En la película, ambientada justo en el período de la muerte de Franco, el protagonista, José Sacristán, afirma: “No creas que soy un cínico pero te hablo en serio eh, palabra. Creo que acostarnos tú y yo sería como, a ver si me explico, sería como recuperar algo que debimos hacer y que no hicimos, quizá porque era otra época y todo era distinto. Nos han robado tantas cosas. Las veces que tú y yo debimos hacer el amor y no lo hicimos. Los libros que debimos leer, las cosas que debimos pensar, qué se yo. Pues eso, todo eso es lo que no les puedo perdonar. No sé pero me parece que es como si nos hubiera quedado algo colgado, como aquéllas asignaturas que quedaban pendientes de un curso para otro. Como si no hubiéramos acabado la carrera”.

En aquella época eran normales reflexiones así. También hasta se entiende que bodrios como El último tango en París tuvieran un éxito arrollador de españoles que cruzaban la frontera para ver la película en Perpignan. Pero luego todo cambio… ¿o no?

PRONTOEsta portada de la revista Pronto demuestra que la sociedad fue evolucionando. El titular es impagable: “Le espero en la página 37 con el pelo en la espalda”. Para el final de los 70 o principios de los 80 podía tener su lógica. Pero lo peor de todo es que estamos en el año 2014 y siguen sorprendiendo programas como Adán y Eva y triunfando televisivamente. Si no lo ha visto nunca, le damos un consejo: busca alguna de las primeras películas de Garci -Asignatura Pendiente, Volver a Empezar, El Crack, El Crack II- y sean felices.

El futuro de Astaná y su licencia, paso a paso

Estándar

La Unión Ciclista Internacional anunció ayer que la licencia WorldTour (1ª División) de Astaná debe ser revisada tras la acumulación de tres positivos en un período de margen muy estrecho. El proceso será largo. Vamos a detallarlo para evitar confusiones.

1º PASO. Comisión de Licencias. Astaná deberá acudir a la Comisión de Licencias para defender que el equipo debe seguir siendo WorldTour. En esa reunión, la UCI ejercerá de fiscal y solicitará la pérdida de la licencia. Pero la decisión no está en manos de Astaná ni de la UCI. Está en manos del tribunal y muy especialmente de su presidente, el juez Pierre Zappelli.

zappelliPara explicar mejor la mentalidad de Zappelli, contaré una anécdota personal. Uno de los días en los que he defendido a algún equipo frente a la Comisión de Licencias, surgió el tema de la Operación Puerto. La UCI criticaba que el equipo tuviera a un corredor implicado en la Operación Puerto. Zappelli, ofendido, le quitó la palabra al representante de la UCI y le explicó: “En derecho, no hay ciclistas implicados. Hay ciclistas condenados o ciclistas inocentes. Si este hombre fue condenado, dígalo. Si no lo fue, es inocente”.

La anécdota sirve para entender a lo que se va a enfrentar Astaná, con un tribunal en el que no sirve la palabrería de unos ni de otros. Es decir, tampoco Astaná puede ir a la Comisión de Licencias a hablar, hablar y hablar. Ya se vio lo que ocurrió con Katusha, que no propuso planes concretos de actuación y se quedaron fuera del WorldTour. Sin embargo, Katusha recurrió al TAS y volvió a ser aceptado. Y esa es una lección que hará que la Comisión de Licencias muy difícilmente deje fuera del WorldTour a Astaná. Es un precedente muy claro y los jueces suizos no disfrutan siendo rectificados dos veces por lo mismo. Pero no adelantemos acontecimientos… y volvamos al paso a paso.

La Comisión de Licencias debe decidir: Astaná mantiene su licencia o Astaná pierde su licencia. Si la mantiene, la UCI puede recurrir incluso al TAS solicitando que la pierda. No es normal que lo haga. Si la pierde, el equipo recurrirá al TAS pidiendo que esa decisión sea anulada.

2º PASO. ¿La vía del TAS? El TAS es el Tribunal de Arbitraje Deportivo. Es una institución de arbitraje, también radicada en Suiza. Y con experiencia en casos como el de Astaná. Por ejemplo, ahí tenemos el caso de Katusha. Pero no sólo Katusha. Cuando estalló la Operación Puerto, se pidió que Liberty perdiera su licencia y no se logró a pesar de que había un enorme número de ciclistas “implicados”. ¿Por qué no la perdió? Por algo muy sencillo de explicar en la mentalidad de un suizo: los equipos no cometen delitos. Son las personas a título individual. Por tanto, si hay un positivo, dos positivos, tres positivos o diez positivos… no pasa nada. El equipo mantendrá su licencia. Pero para ello debe ser tajante en dos puntos:

1. Apartar a todos los corredores que hayan dado positivo.

2. Tomar decisiones drásticas en el código interno: multas ejemplares, controles internos por sorpresa para completar los de la UCI… En definitiva, demostrar que has entendido el mensaje y que quieras cambiar.

3. Y, por supuesto, si algún miembro del staff técnico está implicado, también debe ser fulminado.

La conclusión es evidente. Resulta muy difícil que Astaná pierda su licencia. Pero todo dependerá de cómo se defienda ante la Comisión, en un primer paso, y ante el TAS, en un hipotético segundo.

Caso Ebola: no sólo sobran los políticos

Estándar

El caso del contagio por Ebola de la enfermera Teresa ha demostrado el bajo nivel de esta sociedad y de este país llamado España. Vamos a analizar uno por uno a los diferentes actores.

1. POLÍTICOS. Es evidente que la crisis del Ebola no es sólo sanitaria sino también política. La incapacidad de gestión está quedando acreditada desde el primer minuto. Y la incapacidad de la ministra y del consejero de Sanidad debería llevarles a dejar su cargo (o a que sus jefes les destituyeran). Desde el segundo uno, Ana Mato ha optado por esconderse, aunque no sabemos si la táctica empleada por F. Javier Rodríguez de hablar más de la cuenta ha sido peor todavía que la de la ministra. Lo dejamos en empate dentro del cero absoluto en la gestión. Pero no ha sido sólo un problema de comunicación. También hay un problema de gestión. Se decidió traer a los misioneros, pero no se organizó un equipo de trabajo, que debería haber sido formado durante varios días, con simulacros y con asesoramiento técnico especializado sobre cómo ponerse y quitarse los trajes. Y con un “protocolo¨ -vaya palabrita- muy claro sobre a quién debían llamar en caso de fiebre y cómo debían actuar. Nada estaba previsto y, además, tengo la sensación de que después de salir bien el primer caso de repatriación, todavía se relajó más la seguridad para el segundo caso.

Dicho esto, los políticos no han sido los únicos que han demostrado su incapacidad en la crisis del Ébola. La sociedad española en su conjunto -y me incluyo- ha demostrado que no es mucho mejor que sus representantes políticos.

2. SINDICATOS. Los sindicatos médicos han demostrado su mala fe desde el primer segundo. Y no lo decimos por las quejas y reclamaciones por falta de medios, que son legítimas y más que necesarias. Pero no tiene sentido que un portavoz del sindicato empiece hablando del Prestige y, lo que es peor, acabe dando datos sobre la salud de su compañera. Si la propia enferma ha dicho que no quiere que se dé información sobre su salud, ¿qué hace un portavoz del sindicato diciendo que está entubada o que ha tenido un fallo multiorgánico -insinuando que los riñones y el hígado nunca volverán a funcionar-? La ley de protección de datos y el simple sentido común hacen que estos profesionales hayan quedado totalmente desacreditados por su falta de humanidad hacia un compañero. Del mismo modo que los políticos están únicamente preocupados por defender su cargo y echar toda la culpa sobre la enfermera, los sindicatos parecen obsesionados por defender la tesis contraria: la enferma lo hizo todo bien y la culpa es toda de la ministra. Sinceramente, tampoco es así, entre otras cosas porque la enferma ha reconocido que en el ambulatorio no le dijo a la doctora que había estado tratando con enfermos de Ébola, lo que provocó que le dieran un paracetamol y que ella pusiera en riesgo la salud de más personas. Fue un error.

3. OPORTUNISTAS. Siempre que hay este tipo de crisis aparecen los graciosos de turno, gente que en el colegio debían ser muy aplaudidos por sus ocurrencias, pero que hace años que dejaron de tener gracia. Un ejemplo gráfico es Josep Huguet, ex consejero -por tanto ha tenido experiencia de gobierno al más alto nivel- de la Generalitat. Este señor ha publicado en twitter: “La casta mantiene en cuarentena a Cataluña por el 9N. El mundo pone a España en cuarentena por el . La peste española múltiple amenaza la estabilidad de la Unión Europea”. Esta es la típica frase oportunista para mezclar tu obsesión con la realidad metiendo la pata por todos los lados. Lo siento mucho, pero ahora mismo hay en Cataluña 10 muertos por el virus de la legionella, con casi 50 enfermos y sin la tranquilidad de tener identificados perfectamente los focos de infección. Y afortunadamente nadie está haciendo demagogia sobre ello ni hablando de pestes ni de estabilidades porque sería un sinsentido.

4. PRENSA. Los medios de comunicación no han sido ejemplos de nada. Muchos dicen que han tratado de informar, pero ya les digo que la realidad es que han buscado el morbo y la audiencia. Un ejemplo: una televisión afirma que uno de los médicos que trató a Teresa, se marchó luego a seguir atendiendo a otros pacientes. Lo dicen escandalizados e insinuando que eso ha podido provocar una cadena de contagios. Y tres segundos después pasan a entrevistarlo tan tranquilamente. ¿Qué nos están queriendo decir? ¿Ese médico pudo contagiar a otros pacientes o no? Y si pudo contagiar, ¿por qué estás entrevistándolo tan tranquilamente (algo lógico puesto que en el hipotético caso de un contagio, el médico no contagiará a nadie hasta que empiecen los síntomas y haya terminado la incubación del virus)?

ebola_coslada--644x3625. LA SOCIEDAD. Para acabarlo de rematar, hemos visto decenas de falsas noticias creadas y difundidas por las redes sociales. Y de eso no tienen culpa los políticos, ni los portacoces ni la enferma. De eso tiene la culpa la sociedad española. Gente que es capaz de invertir horas de su vida imitando la web de El Mundo, de Abc o una carta de El CEU San Pablo para anunciar el apocalipsis. Es más, incluso han llegado a hablar de centenares de enfermos y del ejército tomando un barrio entero. Esto demuestra perfectamente cómo respondemos ante una crisis: sembrando el pánico y burlándonos de los demás.

PD: Ningún artículo sobre el Ebola puede ser finiquitado sin dejar claros dos puntos. Lo importante ahora es que Teresa se recupere del virus y que no tengamos ningún contagiado más, pero lo más importante todavía es que los países ricos de este primer mundo nos demos cuenta de que no habrá solución contra el Ébola hasta que nos impliquemos en solucionar el problema en África. Es allí donde hay que invertir en prevención, hospitales, médicos, medidas sanitarias… aunque sea por puro egoísmo. Si no lo hacemos, el Ebola seguirá creciendo poco a poco llevándose por delante miles de personas y creando el caos también en el primer mundo, puesto que es imposible que gente infectada no acabe viajando hasta nuestros países. Ya que la solidaridad está de capa caída, al menos hagámoslo por egoísmo.

 

El Tour de Francia, ¿sólo con 21 equipos?

Estándar

Ayer lo anunciábamos y unas pocas horas más tarde se perfilaba como una realidad: el WorldTour de 2015 tendrá muy probablemente 17 equipos y no 18. Ahí va otra posibilidad con la que nadie está contando pero que cada día es más fuerte: el Tour de Francia quiere tener 21 equipos en la línea de salida de 2015 y no los 22 habituales, según han comentado fuentes bien informadas.

No sabemos exactamente cuál será el destino final tanto del WorldTour como de la participación en las grandes vueltas. Pero a largo plazo, con o sin reforma del WorldTour, parece que la 1ª División puede acabar limitada a 16 equipos mientras que la participación en grandes vueltas puede acabar en únicamente 20. En ese camino de reducción, el Tour de Francia piensa que 2015 puede ser un buen año para empezar a bajar el número de equipos en la línea de salida.

De todos modos, veamos las listas de aspirantes a las invitaciones:

GIRO DE ITALIA: Tendrán 17 WorldTour + un máximo de 5 invitaciones si IAM no es aceptado. Eso significa que puede haber plaza para muchos equipos italianos. En ese sentido, Bardiani, Androni y Colombia parecen siempre fijos. Para las dos últimas plazas habrá muchos candidatos… aunque tal vez no sean tantos, puesto que hay más equipos interesados en hacer Tour+Vuelta.

TOUR DE FRANCIA: Tendrán 17 WorldTour + 5 invitaciones si IAM no es aceptado. En este caso las invitaciones también parecen pre-adjudicadas en muchos casos. Por ejemplo, Cofidis y Bretagne estarán en la línea de salida. También puede ser dado como fijo el equipo IAM. Eso significa que tenemos 20 fijos y quedarán 2 plazas como máximo aunque podría ser únicamente una si el Tour decide arrancar con sólo 21. Nuestras fuentes apuntan a que MTN-Qhubeka está por encima de Bora en la carrera por la plaza 21. Si son 22, los alemanes también tendrán su opción.

VUELTA A ESPAÑA: Tendrán 17 WorldTour + 5 invitaciones si IAM no es aceptado. Son fijos equipos como Caja Rural-Seguros RGA y Cofidis. También Bora es fijo por el buen sabor de boca que dejó en Unipublic. En cambio, IAM no tiene las puertas tan abiertas, puesto que se considera que han traído un equipo de escaso nivel competitivo a la Vuelta mientras brillaban en clásicas y el Tour de Inglaterra. Además, una invitación a una carrera en septiembre para un equipo que acaba contrato de patrocinio es un riesgo grande, como se ha visto con experiencias anteriores. MTN también puede intentar repetir experiencia en la Vuelta incluso corriendo el Tour, puesto que para la ronda española reservarían a gran parte del bloque que compitió este año.

A día de hoy muchas de estas frases no dejan de ser especulaciones. Pero la voluntad de las grandes organizaciones por tener 20 equipos es clara. Falta saber cuánto tiempo emplearán para hacer ese recorte.

Open, una biografía de Agassi muy recomendable incluso si no te gusta el tenis

Estándar

Pasado el verano y con la agenda un poco menos apretada, volvemos a hacer críticas de los libros que conseguimos ir leyendo. Y la primera de todas es Open, la biografía del tenista André Agassi. Empezaremos diciendo que el libro es muy recomendable incluso si no te gusta el tenis. Y todavía más si eres un apasionado de este deporte. Pero vayamos un paso más allá con el análisis de Open.

9780007281435Una de las principales virtudes de Open es el escritor de la obra: J. R. Moehringer. Este periodista, ganador de un premio Pulitzer y cuyo nombre no aparece salvo en las últimas páginas y casi de tapadillo, tiene una prosa más que interesante. Por cierto, la obra fue escrita en 2009 aunque no ha sido traducida al español hasta hace cuatro días. Pero no por eso pierde su vigencia, puesto que es un resumen de la vida deportiva y personal de Agassi y una forma de entrar a conocer el tenis.

El comienzo de Open es muy bueno: “Abro los ojos y no sé dónde estoy ni quién soy. No es algo tan excepcional. Llevo media vida sin saberlo”. Esas son las primeras palabras de una biografía, la de Agassi, que nos permite reflexionar sobre puntos muy interesantes:

-El niño que es obligado a ser deportista profesional por su padre desde la infancia con un plan de entrenamiento casi militar en el que no está incluido ningún gesto afectivo.

-El joven que muestrarebeldía en todos y cada uno de los gestos de su vida y muy especialmente con los profesores hasta abandonar prematuramente sus estudios.

-El deportista que odia su deporte. “Juego al tenis para ganarme la vida, aunque odio el tenis. Lo detesto con una oscura y secreta pasión y siempre lo he detestado. [...]“.

-El deportista ya maduro que no sabé exactamente qué hacer con su vida el día que cuelgue las botas: “Me pongo de rodillas y susurro: por favor, que acabe todo esto. Y después: no estoy preparado para que acabe todo esto”.

La novela también nos habla de raquetas, de puntos perdidos, de dopaje recreacional y deportivo (aunque Agassi no considera la cortisona como dopaje), pero sobre todo nos habla de la dificultad del tenis, un deporte individual, solitario, silencioso… “El tenis es ese deporte en el que hablas contigo mismo. Otros deportistas no hablan consigo mismo. Los bateadores, los golfistas, los porteros de fútbol se murmuran cosas, pero los tenistas llegan a conversar y responderse”.

Las memorias nos permiten conocer también la vida personal de Agassi, con su matrimonio fallido con Brooke Shields, con su amistad tan especial con Barbra Streisand o con su feliz matrimonio (con dos hijos) con la ex tenista Steffi Graff. De todos modos, en esta parte las memorias son menos incisivas que en el tenis, así que el libro será mejor digerido por amantes del deporte que por amantes del cotilleo.

andre-agassi-001P.D.: Hablando de cotilleos, Agassi explica durante el libro su obesión por el pelo (y por la caída), lo que le llevó a jugar con postizos.

El Niño, la película de todo un profesional

Estándar

Si el cine español tuviera a más directores como Daniel Monzón, no habría crisis alguna. Esta primera sentencia viene a certificar un dato que no puede dejarse pasar por alto: mientras gran parte del cine español se queja constantamente de la falta de apoyo político, hay otra parte del cine español que está intentando crear productos interesantes para el gran público. Esa es la única vía que puede garantizar un futuro a medio y largo plazo para la industria nacional. Y bien que el director de esta película lo está demostrando. Ya lo hizo con Celda 211 y ahora repite experiencia positiva con El Niño.

El_Ni_o-701828486-largeEn la comparación con Celda 211, El Niño no sale favorecida. No tiene el dramatismo ni la emoción de la primera. Pero El Niño es un notable producto cinematográfico: cuenta una historia y la cuenta bien. La película se centra en las andanzas de unos jóvenes que sin recursos y sin muchas ganas de trabajar… optan por el narcotráfico a pequeña escala para hacerse ricos en una espiral que les llevará a ir asumiendo cada vez más y más riesgos, pero al mismo tiempo ir ganando cada vez más y más dinero.

La película, al margen de dejarnos persecuciones brillantes en las que se nota que se ha invertido mucho dinero, permite también alguna que otra reflexión. Si pensamos en el fondo, nos damos cuenta del poder que tiene el tráfico de drogas, la industria más poderosa en todo el mundo, lo que nos lleva a pensar en el debate de la legalización, con todos sus pros y contras. Si pensamos en la forma, comprendemos cómo los grupos poderosos utilizan anzuelos para perder unos kilos mientras logran pasar toneladas. La escena aerea del puerto de Algeciras con miles de contenedores que son descargados de los barcos viene a certificar una evidencia: encontrar droga ahí es como buscar hilo en un pajar. ¡Imposible!

En cuanto a los personajes, Luis Tosar vuelve a ofrecer lo mejor de su repertorio. Y también sorprende el protagonista, El Niño, aunque no sólo por su parecido físico con Paul Newman. Habrá que seguir viéndole y comprobar su es capaz de ofrecer otros registros. De todas las presentes, la trama de amor es la que más flojea, puesto que en parte parece un pequeño añadido para contentar a los que siempre necesitan que haya algo de pasión. Pero en resumidas cuentas la película entretiene. Y de eso vive el cine. Daniel Monzón lo ha comprendido. Ojalá pudiéramos decir lo mismo de todos los cineastas españoles.

Orenga, Del Bosque y esa tradición española de no dimitir nunca

Estándar

31Ayer, nada más finalizar el partido de baloncesto que enfrentaba a España con Francia, fui al diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Y busqué una palabra que creo que ha desaparecido. Pero, sin embargo, allí estaba:

DIMITIR: Renunciar, hacer dejación de algo, como un empleo, una comisión, etc.

Es decir, la palabra existe. El problema es que no se usa. Como tampoco suele utilizarse el planteamiento a largo plazo. La prueba evidente es el carrusel de entrenadores que ha vivido la selección española de baloncesto. Los jugadores eran tan buenos y conseguían tantos títulos… que el presidente de la Federación de Baloncesto llegó a pensar que no necesitaba ni poner un entrenador al frente del grupo. Y en eso llegó Juan Antonio Orenga.

Su paso por Estudiantes había sido efímero: 15 partidos y 9 derrotas. Y despido. De ahí a la selección española. Y en su primera gran competición, vimos muchísimos errores de gestión que llevaron al equipo a perder en semifinales contra Francia. Sin embargo, la medalla de bronce fue vendida como un nuevo mérito y hacia delante. En la planificación del Mundial los errores se han disparado. Orenga ha querido ganar un Mundial en el que se juegan muchos partidos en muy pocos días con una rotación de 9 jugadores y en ocasiones incluso 8. ¿Resultado? El único posible: España ha ido de más a menos hasta acabar dilapidando todas las fuerzas y el prestigio de esta generación en la que tampoco ha entrado aire fresco y el que ha entrado, no ha disfrutado de minutos.

Y ahora dice Orenga que no piensa en la dimisión. Hace bien. También Vicente del Bosque hizo el ridículo en el Mundial y sigue como seleccionador. Parece que esto es tradición. En fin… ¡qué cruz!