Así comienza la novela Cuervos y palomas

Estándar

“El doctor Laureano Ríos abrió el congelador y sacó una bolsa de sangre”. Así comienza la novela Cuervos y palomas. ¿Quieres leer más? Es muy fácil. Te dejamos el link para que puedas acceder de forma sencilla y gratuita a las 10 primeras páginas: la advertencia previa que Joel Dicker deja en su novela en forma de consejo de un viejo escritor a un joven aspirante (nunca escribas nada que no sea ficción) y el prólogo, el arranque de este libro: la puesta en escena del doctor Laureano Ríos.

prologo quintana

Cuervos y palomas, ¿realidad o ficción?

Estándar

Los amigos que ya han empezado a leer la novela Cuervos y palomas suelen detenerse después de un par de capítulos para preguntarme si lo que estoy contando en el libro es verdad o es ficción. Lo más curioso de todo es que formulan la pregunta dubitativos, con temblor en la voz, puesto que en muchos casos su mirada inocente hacia el deporte ha quedado rota prácticamente en la primera media docena de páginas.

Para tranquilidad de todo el mundo empezaré diciendo que el argumento del libro es ficción. ¡Hablamos de una novela! Por tanto, los hechos que se cuentan son todos fruto de la imaginación de un servidor. Por ejemplo, no existe ningún atleta llamado Alexander Surkov. No existe ningún país llamado Rolvania. Y jamás ha muerto nadie de ese país y con ese nombre en Valencia y mientras disputaba un campeonato internacional de atletismo. Ese es el arranque de la novela y debe quedar claro que no responde a ningún hecho real.

A partir de ahí, no puedo negar que hay personajes y situaciones que resultarán familiares a los que conozcan bien el mundillo del deporte de elite. Y a los que no conocen el mundillo, les servirá para descubrirlo, puesto que ése es uno de los objetivos. Pero… la realidad y la ficción siempre llevan caminos paralelos y, por tanto, sin posibilidad de cruzarse. En la realidad, el periodista tiene que atar bien sus fuentes y evitar querellas. En la ficción, el límite es diferente: hay que ser verosímil. Es decir, no es necesario (tal vez tampoco es ni conveniente) que lo que cuentas sea cierto, pero tiene que ser verosímil. El lector debe creerlo. Y ése ha sido uno de los retos de la novela… porque la realidad suele superar a la ficción.

Para evitar cualquier malentendido, el libro comienza con una cita de la novela de Joel Dicker, La verdad sobre el caso de Harry Quebert. Sinceramente, la cita lo aclara mucho mejor que todas mis palabras de esta entrada del blog.

 

CITA INICIAL DE LA NOVELA

Los escritores que dicen que no se inspiran

en nadie mienten, pero hacen bien en hacerlo:

así se ahorran un montón de problemas.

El privilegio del escritor es que puede ajustar

cuentas con sus semejantes gracias a su libro.

La única regla es no citarlos directamente.

Nunca por su nombre:

es una puerta abierta a denuncias y tormentos.

Marcus, no escriba más que ficción.

El resto sólo le traerá problemas.

(Joel Dicker, La verdad sobre el caso de Harry Quebert)

Un día sin comentarios: As publica la noticia de cómo es invocado el espíritu de Juanito

Estándar

Hay días en los que un blog no debe hacer ningún comentario. Nos limitaremos a dejar un link. Y a advertir de lo que se esconde detrás de ese enlace.

VIDEO DE AS

El vídeo es una noticia de As que responde a los siguientes titulares:

Antetítulo: La afición blanca invoca a su ídolo

Titular: Invocando en la ouija el Espíritu de Juanito, el gran ídolo blanco

Subtítulo: Ayer, en El Rincón de Toñín, se vivió algo único: Tomás Roncero y Toñín lideraron una sesión de espiritismo para contactar con Juanito y saber si el Madrid remontaría

Lo dicho al principio de la noticia: hay días en los que un blog no debe hacer ningún comentario. Es más que suficiente con limitarse al relato de hechos.

El balón de oro: el fútbol convertido en deporte individual

Estándar

La gala del Balón de Oro de 2014 ha demostrado, una vez más, la evolución que algunos desean: convertir el fútbol en un deporte individual eliminando el concepto básico del propio deporte, es decir, el concepto de equipo.

Sorprende que la FIFA invierta tanto tiempo y esfuerzo en premios individuales -futbolista, entrenador, gol…-, pero el empeño no es de la FIFA. O, al menos, no es únicamente de la FIFA. Los medios de comunicación tienen su cuota de responsabilidad. Y si no… es muy sencillo de entender: ¿cuántas horas, páginas, titulares… son dedicados al balón de oro y cuántas a la Copa del Rey, por poner un ejemplo? ¡Y lo más curioso de todo es que no hay ni un solo seguidor del Real Madrid que ayer se acostara más emocionado por la victoria de Cristiano Ronaldo en el balón de oro que por la victoria el pasado año en la final de la Copa del Rey ante el FC Barcelona! Porque el fútbol, aunque nos quieran convencer de lo contrario, no es un deporte individual.

CR7Ya hemos visto que la FIFA y los medios de comunicación están empujando al fútbol a una deriva peligrosa. Pero el origen verdadero de este intento de evolución está en otro lugar: las multinacionales. Adidas y Nike patrocinan a Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Adidas y Nike quieren a sus estandartes con el balón de oro. Pero no son esas las multinacionales a las que me refiero. Tampoco el resto de los patrocinadores que Messi y Ronaldo.

La verdadera individualización del fútbol nace de dos multinacionales: una se llama Leo Messi y la otra se llama Cristiano Ronaldo. Ambas manejan sus propios contratos publicitarios que, en ocasiones, les restan tiempo de descanso para el deporte, pero nada de eso importa. Ambos firman o están filmando -puesto que tanto sirve firmar como filmar- documentales/películas para su mayor gloria personal. En definitiva, los dos han comprendido que deben convertir el deporte del fútbol en una actividad individual hasta el punto de eclipsar a sus equipos. El caso de Messi en el FC Barcelona llega a límites insospechados cuando se pone en entredicho toda la estructura del club.

Resulta curioso que algunos quieran convertir el fútbol en el ciclismo. El deporte de las dos ruedas se corre por equipos pero se gana individualmente. Es decir, Movistar o Sky corren siempre por equipos, pero para ganar necesitan que una estrella dé el do de pecho en los metros finales. El fútbol nunca ha sido así, aunque Messi y Cristiano lo deseen y quieran que los otros 10 fútbolistas, los entrenadores, los preparadores físicos, los sistemas de juego, las faltas, los penaltis y, absolutamente, todo lo demás gire a su alrededor para que sean ellos los que ganen. Sinceramente, este no es el fútbol con el que uno disfruta porque para ganar… se necesita de 11 artistas.

Y, como periodista, la pena que más me duele es que los medios de comunicación, una vez más, no comprendan que dedicando miles de horas a premios individuales no están siguiendo lo que el aficionado quiere… sino simplemente lo que interesa a dos multinacionales muy concretadas: Leo Messi SL y Cristiano Ronaldo SL.

Ni es lucha ni es antidopaje

Estándar

El caso de Ezequiel Mosquera ha salido a la luz pública pero la sentencia en su favor ya es vieja, aunque hasta ahora no había saltado a los medios de comunicación. Lo cierto es que el corredor gallego, bien aconsejado legalmente, se olvidó del Tribunal de Arbitraje Deportivo, donde el deportista casi siempre es sancionado, y recurrió a la justicia ordinaria española.

Ezequiel-MosqueraAllí desgranó todas las irregularidades de su caso y se encontró con un juzgado, la Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, que le da la razón en dos puntos y no analiza todos los demás, puesto que considera que ya son suficientes para anular su positivo, lo cual no quiere decir que no tenga razón en el resto. Pero la conclusión es obvia: Ezequiel Mosquera ha sido absuelto de su positivo en la Vuelta a España por los dos primeros motivos argumentados por su defensa. Es decir, dos de dos en irregularidades de la acusación.

Lo que ha sucedido viene a ratificar lo que siempre decimos: la lucha antidopaje ni es lucha ni es antidopaje. La lucha antidopaje se ha convertido en un trabajo en el que laboratorios y federaciones tienen como objetivo fundamental la creación de un modelo de negocio por el que sacar positivos, cobrar multas a los deportistas y suponer un freno a la tentación del dopaje provocando escarmientos públicos de vez en cuando. Pero en realidad ese objetivo no se basa en el respeto mínimo a las normas de la propia legislación antidopaje.

En el caso de Mosquera, por ejemplo, la sustancia -que no servía para mejorar el rendimiento deportivo- con la que dio positivo sólo estaba prohibida si se introducía con una jeringuilla y no estaba prohibida si se usaba por otro método. ¿Se demostró que se había usado por jeringuilla? No, en realidad, se obligó a Mosquera a demostrar que no se había introducido por jeringuilla. Pero es que la legalidad no es así. Debería ser al revés: tú debes demostrar tu acusación.

Al final, la historia se repite y cuando uno busca un tribunal normal… se acaba ganando el caso. Los tribunales deportivos, los laboratorios y las federaciones deben tomar nota y perseguir a todos los tramposos, por supuesto, pero sin hacer trampas como suelen hacer.

La mejor película del año: Boyhood

Estándar

Dentro del repaso del año 2014, debe haber un hueco para recordar la mejor película vista durante los últimos 12 meses. Y el título indiscutible es para Boyhood. Ahí va la crónica de este relato maravilloso…

Dejando a un lado ese peculiar paciencia de Linklater [el director] para invertir 12 años en un proyecto, vamos al fondo de la historia: es la infancia y adolescencia de un niño de padres divorciados en Estados Unidos. Y no hay nada extraordinario en el relato. El niño no un ningún cerebrito (es más, repite curso tras la separación de sus padres), el niño tampoco es un genio de los deportes… Al final, es un niño cualquiera al que no le ocurre nada extraordinario durante toda su infancia o adolescencia. Y esa es precisamente la grandeza de Linklater, quien consigue entretenernos durante casi tres horas de película haciendo algo que sólo los más grandes consiguen: borrar las barreras de cine y vida consiguiendo que la película se convierta en un pedacito de vida de un grupo de personas. (En eso hay ciertos toques a Rohmer, aunque salvando las distancias de edad y cultura entre ambos).

Boyhood_Momentos_de_una_vida-954973569-largeDurante las tres horas de película vemos al niño cambiar numerosas veces de casas, de amigos, de familias… a cuenta de los tres divorcios de su madre. Y le vemos dirigirse hacia la Universidad con esa mezcla tan propia de los americanos: tienen que madurar para irse a estudiar a miles de kilómetros de sus familias, conseguir dinero para pagarse los estudios… y cuando llegan a la Universidad siguen siendo niños más obsesionados por beber y conocer a chicas que por los estudios. Pero así es la vida misma: invertimos miles de horas en prepararnos para retos para los que no estamos preparados.

La película no es apta para todos los públicos. Si buscas explosiones, disparos, persecuciones arriesgadas, efectos especiales… no vayas a verla. Los grandes efectos especiales que usa Linklater son los de la vida misma: el paso del tiempo. Y no hay ningún efecto especial tan arrollador como ése. Ahora, si tuviste un amor infantil-juvenil al que no has vuelto a ver, si recuerdas con cariño una casa que tus padres decidieron abandonar un día sin que tu supieras muy bien por qué, si echas de menos un lugar al que ibas a veranear en la adolescencia, si un día dejaste en el camino de la adolescencia a un amigo al que añoras… en definitiva, si te interesa la vida, te interesa Linklater y su cine!

PD: El actor Ethan Hawke debería firmar un acuerdo de por vida con Richard Linklater. Nadie como Linklater sabe sacar lo mejor de este hombre que vuelve a ejercer, una vez más, de padre divorciado, buena persona e irresponsable a partes iguales.

Mi disco favorito del año: Porvenir, de Marlango

Estándar

En el resumen del año también tiene que haber espacio para la música. Sin duda alguna, mi favorito de la “temporada” 2014 es Porvenir, de Marlango. Como de la música es muy poco lo que se puede decir (cada uno tiene sus gustos), será mejor dejaros escuchar el primer single/vídeo:

DINERO

PORVENIRDe todos modos, la canción en la que colaboran con Bunbury no es mi favorita. Personalmente, me gustan mucho más otras dos canciones del disco: “Te quiero creer” y “Puede”. Ahí va un fragmento de “Puede”

Puede que quieras dejar
una vela encendida
para poder regresar
cuando no puedas más

Mientras se pueda soplar
puede volver a quemar

El caso de Monago y las anécdotas

Estándar

El caso de José María Monago vuelve a demostrar la situación de absoluta miopía en la que vivimos en este país, por lo que al control de las instituciones se refiere. Se ha sabido -muchos años después- que el presidente extremeño realizó más de una treintena de viajes a las Islas Canarias cuando era senador, todos ellos viajes profesionales según Monago dijo un día y todos ellos viajes que el propio Monago iba a pagar de su bolsillo, según rectificó al día siguiente. Pero lo importante no es el caso de Monago y si debe dimitir -que sí- o no. Lo importante es que volvemos a cometer los mismos errores de siempre: un dedo señala a la luna y todos miramos el dedo.

monago-670xXx80-1El caso Monago lo que demuestra es que sus señorías pueden realizar más de 30 viajes sin que nadie supervise nada. El caso Monago lo que demuestra es que ningún partido está muy tranquilo con el tema de los viajes, porque todos piden la dimisión de Monago, pero yo estoy esperando a ver a uno solo que pida lo que cualquier persona de sentido común debe pedir: una auditoría externa de los viajes de todos los diputados y senadores durante los últimos cinco años. Y, por supuesto, un control externo férreo para cualquier viaje que a partir de ahora se quiera hacer. ¿Por qué nadie pide esa auditoría? Pues sencillamente porque son muchos los que saben que 32 viajes no han hecho, pero que alguno han mezclado en el camino del todo gratis.

Lo sencillo se convierte muchas veces en imposible. Y lo sencillo es controlar los viajes de sus señorías con una simple línea en la que el señor que viaja indique con quién, dónde y para qué se ha reunido. Con esa sencilla justificación publicada en una página web, los políticos demostrarían transparencia y aportarían un dato fácilmente desmontable. La historia de los viajes recuerda a la de las llamadas telefónicas en algunas instituciones. Mucha gente llamaba a diestro y siniestro sabiendo que era gratis total. Un día empezaron a publicar la factura de cada uno en el tablón de anuncios. A partir de ahí, frenazo en seco para que no me saquen los colores. Es tan fácil cuando hay voluntad… El problema es que no hay voluntad.

PD: Hace unos minutos veo con agrado que Eduardo Sotillos, del PSOE, escribe en El Mundo y pide esa misma auditoría sobre los viajes. Ojalá haya más voces como la suya. ¡Auditoría ya!

Libros de autoayuda: Las gafas de la felicidad

Estándar

Tal vez leer un libro de autoayuda cuando uno pasa por un momento plácido de la vida no debe ser la mejor de las elecciones posibles. O tal vez sí, nunca se sabe. Lo cierto es que el último libro que ha pasado por mis manos lleva por título “Las gafas de la felicidad”. Su autor se llama Rafael Santandreu y se ha hecho famoso, entre otras cosas, por sus múltiples apariciones televisivas, especialmente en el programa Para todos la 2, de TVE.

SANTANDREURafael Santandreu es un psicólogo radical. Y siguiendo con el tal vez habría que añadir que muy posiblemente el adjetivo de radical es algo que a él le gustaría ver junto a su nombre. Sólo así se pueden entender algunos de los planteamientos de su libro, una obra muy centrada en la psicología cognitiva. Pero vamos a bajar al terreno de la realidad: ¿cuál es la tesis de Santandreu? Muy sencillo: no hay ni un solo problema en la vida que merezca que vivas amargado. Para defender esa tesis, Santandreu echa mano de ejemplos clásicos y de otros muy actuales, donde personas que apenas pueden mover los ojos y que tienen todo su cuerpo paralizado son ejemplos de felicidad. Para el psicólogo, teniendo comida y bebida, son muy pocas más las necesidades por las que un ser humano debe entristecerse.

lasgafas-3d-1En su libro, relata cómo y por qué él nunca da el pésame en un entierro. Santandreu prefiere decirle a los familiares que hay que animarse y empezar a vivir lo antes posible porque el tiempo se nos escapa demasiado rápidamente. Es un ejemplo duro de su filosofía personal y de cómo muchas veces no es comprendida por el otro. Pero hay ejemplos mucho menos radicales en los que el sentido común de Santandreu es pasmoso. Y, entre otras cosas, comenta algo que parece obvio pero que en este país se olvidó durante años: no te crees necesidades fuera de tu alcance porque tu vida se puede caer como un castillo de naipes.

Para el que necesite un libro de autoayuda, Santandreu puede ser una buena opción, aunque sinceramente y desde un punto de vista personal me gustó muchísimo más el libro “La inutilidad del sufrimiento”, escrito por María Jesús Alava Reyes. El punto de partida es el mismo y el punto final también lo es. Pero en el camino Santandreu es mucho más directo y eso, en ocasiones, es duro de asimilar, aunque tal vez -y es el último del día- puede ser incluso más eficaz.

Adán, Eva y un país todavía por civilizar

Estándar

El canal de televisión Cuatro ha estrenado un nuevo programa que tiene como único y supuesto atractivo la presencia de todos los personajes desnudos frente a la cámara de televisión, una especie de Gran Hermano sin ropa, puesto que si el nivel de sus conversaciones fuera el atractivo de este programa, habría suicidios en masa. El programa en cuestión se llama Adán y Eva y viene a certificar lo poco que ha avanzado este país.

asignatura_pendEl pasado viernes recuperaron en La 2 la primera de las películas de José Luis Garci: Asignatura Pendiente. De Garci no hace falta decir que es el segundo mejor director español de todos los tiempos (por detrás sólo del gran Berlanga). En la película, ambientada justo en el período de la muerte de Franco, el protagonista, José Sacristán, afirma: “No creas que soy un cínico pero te hablo en serio eh, palabra. Creo que acostarnos tú y yo sería como, a ver si me explico, sería como recuperar algo que debimos hacer y que no hicimos, quizá porque era otra época y todo era distinto. Nos han robado tantas cosas. Las veces que tú y yo debimos hacer el amor y no lo hicimos. Los libros que debimos leer, las cosas que debimos pensar, qué se yo. Pues eso, todo eso es lo que no les puedo perdonar. No sé pero me parece que es como si nos hubiera quedado algo colgado, como aquéllas asignaturas que quedaban pendientes de un curso para otro. Como si no hubiéramos acabado la carrera”.

En aquella época eran normales reflexiones así. También hasta se entiende que bodrios como El último tango en París tuvieran un éxito arrollador de españoles que cruzaban la frontera para ver la película en Perpignan. Pero luego todo cambio… ¿o no?

PRONTOEsta portada de la revista Pronto demuestra que la sociedad fue evolucionando. El titular es impagable: “Le espero en la página 37 con el pelo en la espalda”. Para el final de los 70 o principios de los 80 podía tener su lógica. Pero lo peor de todo es que estamos en el año 2014 y siguen sorprendiendo programas como Adán y Eva y triunfando televisivamente. Si no lo ha visto nunca, le damos un consejo: busca alguna de las primeras películas de Garci -Asignatura Pendiente, Volver a Empezar, El Crack, El Crack II- y sean felices.