Plataforma, del siempre impactante Houellebecq

Estándar
plataforma

8552a73204df4dde0fb5d277854c102aMichel Houllebecq es un escritor francés que disfruta con la provocación. Para todos los que no lo hayan leído, el libro Sumisión es una obra innegociable para entender mejor su visión del mundo y el futuro de Occidente. Y muchos de los temas desarrollados en Sumisión ya venían siendo apuntados desde Plataforma, una de sus primeras novelas. Este es el libro que he leído esta misma semana y sobre el que quiero detenerme.

Plataforma es una novela extraña, como el propio Houllebecq. La primera advertencia es obvia: si te escandaliza leer escenas de sexo, Plataforma no es tu libro. En ese sentido, Houellebecq desarrolla la novela como una crítica hacia el mundo occidental, al silencio, a la incapacidad de las personas para alcanzar la felicidad y al deseo de vivir experiencias fuera de lo normal por la sensación de vacío interior que nos inunda. En la novela de Houllebecq los personajes recorren países como Tailandia o Cuba. Y, evidentemente, sale a colación un tema del que se habla muy poco en Occidente: la prostitución infantil. También hay su habitual crítica hacia el islamismo. Pero sobre todo hay una retahíla de personajes abandonados a su suerte. Son tipos que en realidad no son malas personas. Son simplemente mediocres y lo saben y asumen.

Houellebecq suele decir: “No hay que temer a la felicidad: pues no existe”. En eso se basan sus novelas, en personajes que no creen en nada ni en nadie porque en realidad no creen en ellos mismos. Ni siquiera creen en la vida. Pero el libro no es una visión nihilista del mundo. Pasa por diferentes fases bien marcadas y reflexiona sobre todo lo que viven sus personajes con la habitual lucidez del escritor francés. Lo que resulta evidente cuando uno ha leído más de un libro de Houellebecq es que resulta imposible estar de acuerdo con él en gran parte de su pensamiento. Pero resulta muy interesante leer su punta de vista. Houellebecq vive de provocar y de sorprender. Y te obliga a pensar, aunque sea para descartar que este extraño autor de libros tenga razón. Y pensar… es uno de los hechos más difíciles a los que nos enfrentamos en un siglo XXI en el que todo está diseñado para que sigamos una rutina autómata sin reflexión alguna. Por eso Houllebecq resulta imprescindible en la biblioteca de cualquier buen lector, aunque sea para maldecirle a él y a todos sus puntos de vista.

David Howman y los predicadores de trigo

Estándar
eufe

Estoy seguro de que muy probablemente usted, querido lector, no conocerá de nada a David Howman. No se preocupe. No se ha perdido a nadie importante y puede seguir viviendo tan tranquilamente sin saber que estamos hablando del ex presidente de la Agencia Mundial Antidopaje. Este señor, como muchos otros, es un predicador de trigo y, para desgracia nuestra, anda pululando estos días por Madrid. ¿Qué significa lo de predicador de trigo? Bueno, ahora es más sencillo llamarlo populista. Se entiende mejor. Y se adapta como un guante a la mano de esos tipos que gritan tener soluciones sencillas para problemas complejos. Todo esto viene a cuento de la Operación Puerto. Y del ridículo que muchos vienen haciendo desde que estallara haca una docena de años.

Cuando el caso saltó, fueron múltiples y variadas las voces internacionales que señalaron con el dedo a España. Decían simple y sencillamente que era una vergüenza que España no sancionase a todos los deportistas implicados. Lo que sí sabían, puesto que ignorantes hay pocos, es que el caso estaba en sede judicial. Así que en realidad… ¿qué proponían? Para cumplir sus palabras, el Gobierno Español debería haber enviado a varios militares al juzgado de Madrid, disparar a los miembros de la Guardia Civil que protegen la entrada, subir hasta el despacho del juez y del secretario judicial, torturarles sin compasión hasta arrancarles las pruebas y luego irse a Suiza a confirmar el ADN de las bolsas con el de los sospechosos. Digo esta barbaridad porque la realidad era muy sencilla de entender: en España existe una Constitución. Y unas leyes. Las dos son tajantes: las pruebas de un caso penal no pueden ser utilizadas para nada más hasta que no acabe el caso penal.

Eso lo sabían todos los populistas que han estado durante años atacando a España, a nuestra justicia y a nuestro deporte acusándonos de connivencia con el dopaje. Pues bien, resulta que se acaba la Operación Puerto y los jueces deciden dar las pruebas (bolsas de sangre) a todos esos portavoces del simplismo. Y ojo porque también podían haber decidido devolvérselas a Eufemiano Fuentes. También hubiera sido legal. Pero decidieron que no. La justicia española decidió dar una oportunidad a los predicadores del trigo. Y más de media año después, ¿qué nos encontramos? Pues que el amigo David Howman reconoce que ya han contrastado ADN con sospechosos, que tienen la lista identificada… pero que los abogados de la Agencia Mundial Antidopaje les recomiendan por el momento no publicar la lista para evitar demandas.

Entonces… ¿en qué quedamos? Muy sencillo y muy bien explicado en el refranero español: es más sencillo predicar que dar trigo. Pero Howman se lava las manos: “Yo daría los nombres”. Otra vez el mismo argumento populista. Hacemos el ridículo pero no es culpa mía porque yo no mando. Pues bien, ya les garantizo yo que si siguiera siendo presidente, no los daría por lo mismo por lo que no se dan ahora mismo: en la vida hay que separar muy bien lo que te gusta de lo que puedes hacer… al menos si no quieres acabar en la cárcel y/o arruinado.

Lo de Howman y tantos otros recuerda a las conversaciones de bar que todos mantenemos de vez en cuando y que ante problemas graves acaban con dos frases igual de grandiosas: eso lo arreglo yo en 24 horas (solución que suele incluir lanzar bombas a cascoporro) o eso se arregla en dos patadas (solución que significa que no tienes ni idea, pero que con 2 gin-tonics más… alguna cosa se te ocurrirá). Lo dicho, soluciones de barra de bar a problemas graves traen lo que hemos sufrido durante años: cínicas acusaciones de no hacer nada por organismos a los que ahora podemos señalar inquisitorialmente por hacer lo mismo: la nada más absoluta. Sin embargo, yo no lo haré. Entiendo perfectamente que los abogados del AMA tengan muchas dificultades en dar los nombres de deportistas que no pueden ser sancionados y que sí pueden demandar por una ofensa contra su honor. Se dirá que los tramposos no tienen honor. Pero eso no es un argumento legal. Es un argumento visceral y de barra de bar. Y creo que el cupo de populismos en este caso está más que cubierto. Y lo dice un servidor al que sí le gustaría personalmente que se conocieran los nombres de las personas que hicieron trampas durante años. Pero entiendo perfectamente la diferencia entre el gusto personal y la legalidad. Ellos también. Pero prefieren negarlo para ganar titulares y portadas. Son los predicadores del trigo, los populistas de la lucha antidopaje.

Nada sucio, un libro diferente de Lorenzo Silva

Estándar
sucio

Hoy vamos con otro libro. Es una novela. En realidad, una novela muy corta: apenas 145 páginas. Y no es la única nota de color. El libro tiene dos autores: el famoso Lorenzo Silva y Noemí Trujillo. Y se titula Nada sucio. Entre los dos autores han creado la primera historia de la detective Sonia Ruiz y su ayudante Pau Soria. Además, la curiosidad es que esta saga tendrá continuidad, pero no de mano de Silva y Trujillo. Serán otros autores los que sigan con la trama, algo más que curioso y, sin duda alguna, pionero en nuestro país. El libro es relativamente barato y se lee en poco más de un par de horas.

Pero yendo al fondo de la historia, debemos decir que estamos ante un clásico de la novela negra. En la obra hay más sexo de lo que suele ser habitual en las historias de Lorenzo Silva, pero el mismo ritmo y los mismos aciertos a la hora de afrontar el género noir. La novela cuenta las andanzas de una joven llamada Sonia Ruiz, mujer al límite de la ruina económica. Piensa en la investigación privada para buscar una solución a su vida. Y acaba implicando al joven Pau Soria en sus andanzas. No contaremos más para no desbrozar la historia. Pero como siempre que hablamos de un libro de Lorenzo Silva (aunque sea al 50%), recomendación garantizada!

Vestido de novia, un libro curioso de Pierre Lemaitre

Estándar
vestido

En su día hablamos de una novela de Pierre Lemaitre, Nos vemos allá arriba, y no demasiado bien. Ahora vamos con un segundo título del mismo autor: Vestido de Novia. Y vamos a ser más positivos. Lemaitre es un escritor curioso. Juega hasta el límite con el principio de verosimilitud, es decir, lleva al lector al límite de lo razonable en lo que puede ser creído y lo que directamente no puede ser aceptado. Y Vestido de Novia es un buen ejercicio de llevar las historias al límite y, al mismo tiempo, entretener al lector.

Lemaitre nos presenta a una mujer que va matando a todos los que se cruza y que apenas recuerda nada de lo sucedido. La historia dicen que tiene reminiscencias a los héroes de Hitchcock. Puede ser. Pero lo cierto es que Lemaitre merece ser leído sólo porque es un hombre diferente a lo que habitualmente encuentras en una estantería. Eso sí, todos sus libros (o al menos estos dos) tienen el mismo problema: cuesta mucho entrar en la historia. Los arranques no son nada buenos. A partir de la página 40-50… sueles engancharte a la historia. Pero hay que poner empeño para llegar hasta allí. Conclusión: lectura igual de recomendable que Nos vemos allá arriba. Es decir, libro que deben leer personas a las que les guste verse sorprendidos por un autor y un texto, con cambios de puntos de vista que transforman por completo lo leído previamente.

Secundario de lujo, una biografía de lujo

Estándar
SECUNDARIO DE LUJO

La semana pasada llegó a casa un libro que llevaba mucho tiempo con ganas de leer, pero que por un motivo u otro se me estaba resistiendo. El título, Secundario de lujo. El autor, Iván Vega. El protagonista, Jaime Mir. Si usted no sabe quién es Jaime Mir, no se preocupe: es el hombre de bigote que aparecía en todas las carreras ciclistas españolas (e internacionales) durante más de treinta años y siempre con una doble función. Por un lado, limpiaba y aseaba al corredor. Por otro, lograba una publicidad impagable para la marca que le patrocinaba.

El libro de Iván Vega repasa la vida y obra de un Jaime Mir que siempre ha sido un maestro en lo suyo. El libro, por tanto, está repleto de anécdotas divertidas en el mundillo ciclista, pero también en el cine, la otra gran pasión de Mir. Eso sí, como bien aclaran en la primera línea, son unas memorias blancas. Es decir, Mir ya advierte de que no va a bajar al mundo del barro. En sus muchos años de dedicación al ciclismo, Mir ha vivido de todo. Pero su interés al echar la vista atrás no es detenerse en escándalos como el del caso Festina, que le pilló de pleno por ser miembro del equipo francés. Su deseo es analizar la evolución del ciclismo, el caracter de todos los grandes campeones con los que ha convivido y de los managers de los equipos… Y componer un relato que explique de verdad cómo son los ciclistas quedándose únicamente con la parte más positiva.

Aclarado ese punto, Mir (e Iván Vega) logra sus objetivos: la biografía se lee con velocidad de crucero (un par de días para devorar el libro) y no tiene desperdicio alguno. Es, por tanto, un libro de obligada lectura para aquellos que quieran conocer lo que se escondía detrás de ese misterioso hombro del bigote que durante años acompañó al pelotón ciclista mundial. Un bigote que tal vez servía para camuflar un enorme corazón herido por una extraña enfermedad que compartimos muchos: el amor por el ciclismo.

La gran ola, una novela sobre el desencanto del siglo XXI

Estándar
la gran ola

Hoy volvemos a los libros. La última novela leída es La Gran Ola, un libro escrito por Daniel Ruiz García, que viene avalado por el Premio Tusquets y la colección andanzas. Para centrar el tema, diremos que es una novela sobre el desencanto del siglo XXI. La narración se centra en la vida de las diferentes personas que giran alrededor de una empresa con aspiración a multinacional (Monsalves). En ella hay vínculos familiares en la dirección al más alto nivel. Y hay numerosos elementos que pululan en los diferentes departamentos, con mención especial para el comercial. Todos ellos viven en un marco que, sin duda alguna, debe calificarse como tóxico en la realidad y dulce y educado en la formalidad.

El libro, por tanto, es ácido y muestra una visión crítica del capitalismo y también de las nuevas modas como el coaching y su aplicación en la gestión diaria de las empresas. Daniel Ruiz García hace mofa de todas estas nuevas “filosofías” que lo único que buscan -en su opinión- es la palabraría para adornar la explotación. Pero sobre todo es una visión del mundo desarraigado en el que vivimos, donde las ventas están por encima de todo lo demás. Y donde las personas y sus equilibros mentales son frágiles.

Es más, de creernos su visión, no hay una sola persona que lleve una plácida vida dentro de esa empresa: el que no necesita consumir porros, es adicto al sexo o, directamente, es un psicópata en potencia. Ese punto estrafalario le resta verosimilitud a la historia, puesto que no existe ningún contrapeso. Pero en líneas generales es una novela que se lee con facilidad y que sirve para reflexionar sobre estos tiempos modernos.

La Volta a Catalunya y su guiño a Colombia y a Nairo Quintana

Estándar
NAIRO

La Volta a Catalunya anunció ayer los siete equipos profesionales invitados a la carrera en su edición de 2017: Caja Rural, Soul, CCC, Cofidis, Wanty, Roompot y Manzana Postobón. La invitación a Manzana Postobón es el premio a un equipo debutante en la categoría profesional y, por tanto, un riesgo para los organizadores. Pero un riesgo limitado, puesto que Postobón lleva una trayectoria muy larga en el ciclismo de la mano de otros patrocinadores (4-72, Colombia es pasión…). Y, además, la invitación esconde también un premio a una labor de cantera con los mejores talentos colombianos, un trabajo que sirvió de espaldarazo para el mismísimo Nairo Quintana. Para contar la historia, hay que echar la vista atrás.

En 2009, un jovencísimo Nairo Quintana hacía su primera aparición en Europa y lograba resultados destacables: ¡7º en la Subida a Urkiola con sólo 19 años! En 2010, ya en la estructura de lo que ahora es Manzana Postobon, llegó la victoria en la general final del Tour de L’Avenir/Porvenir de Nairo Quintana. Pero esos buenos resultados debían ser refrendados en la elite mundial. Y eso ocurrió en 2011, cuando el equipo colombiano pasó a profesionales y, por fin, pudo disputar algunas de las mejores carreras del calendario internacional.

Esa temporada 2011 los ciclistas del equipo Colombia es pasión-Café de Colombia recibieron una única invitación de carreras WorldTour: la Volta a Catalunya. Y no fallaron en el reto. Nairo Quintana anduvo todo el día filtrado en fugas y consiguió llevarse el maillot de la general final de la montaña, un triunfo que significó el primer podio de Nairo en una competición WorldTour. Desde entonces, el crecimiento de Nairo Quintana ha sido imparable, pero para la historia siempre quedará ese dato: el primer podio de Nairo en el WorldTour fue el de la Volta.

Ahora, años después, el mismo equipo vuelve a la categoría profesional de la mano de un gran sponsor como es Manzana Postobón. Y los organizadores de la Volta a Catalunya no han dudado a la hora de invitarles. Buen gesto hacia el ciclismo colombiano y hacia el equipo que llevó en 2011 a un jovencísimo Nairo Quintana a las carreteras catalanas, territorio de la primera de sus muchas actuaciones brillantísimas.

FOTO: ELESPECTADOR.COM

Von Schirach se adentra en la novela con Tabú

Estándar
TABU

El abogado Ferdinand Von Schirach es famoso casi desde su nacimiento por ser nieto de uno de los principales líderes de los nazis (el jefe de las juventudes hitlerianas). Luego, fue famoso por ser un abogado penalista realmente competente. Pero Ferdinand ha conseguido fama mundial gracias a la literatura y a dos libros de relatos cortos en los que analiza algunos de los casos que han pasado por sus manos: Culpa y Crímenes. En su día ya hablamos de ello e incluso lo destacamos como el mejor libro del año.

Ahora entra en la novela. Ya lo había hecho con El Caso Collini (no la he leído). Ahora lo hace con Tabú. Este es un libro corto, con menos de 200 páginas. Un solo caso. Pero un caso impactante porque Von Schirach entiende la literatura como un oficio basado en golpear al lector. Usa la frase corta. Sin adjetivos. Directo al grano. Y siempre con fuerza. Un buen ejemplo es una de las reflexiones que hace el protagonista: “¿La culpa? La culpa es el ser humano”.

Así es Von Schirach y su literatura. En Tabú centra la historia en un personaje extraño, un pintor que desde el primer momento da muestras de ser inestable psicológicamente y que acaba implicado en el asesinato (y desaparición) de una mujer. El estudio de su vida y del juicio es una concatenación de sorpresas que no puede dejar indiferente a nadie. La conclusión es obvia: libro recomendable, aunque un punto inferior al de sus relatos breves, así que mantenemos como prioridad los imprescindibles volúmenes de Culpa y Crímenes.

Valencia CF, ¿Sociedad Anónima o Sociedad Anónima Deportiva?

Estándar
lay-hoon

La situación del Valencia CF ha terminado por explotar. La derrota ante el Celta de Vigo es la gota que colma el vaso de la paciencia de la afición valenciana, que en su gran mayoría atacó a Peter Lim y a la directiva actual pidiendo su marcha. Dejando a un lado muchos otros debates, es el momento de conocer de primera mano si triunfa el concepto de Sociedad Anónima o Sociedad Anónima Deportiva. Es decir,

1. Si el club, como piensa Lim, es una empresa más, es decir, una Sociedad Anónima… no hay nada que hacer. Da lo mismo que la gente grite mucho o poco. Lim seguirá su camino: fichar jóvenes y vender a cualquier que destaque para hacer caja. Y todo dirigiendo el juguete con el mano a distancia desde miles de kilómetros de por medio.

2. Si el club, como piensa la afición, es una Sociedad Anónima Deportiva, las quejas de los socios derrocarán a Lim y le obligarán antes o después a marcharse. Y tienen muchas vías de presión para forzar a la propiedad. ¿Cómo? Muy sencillo: golpeando la línea de flotación de cualquier empresa: el dinero.

Por eso mismo la clave de la situación del Valencia trasciende y mucho la típica crisis de un equipo de fútbol. Nos va a permitir conocer de primera mano si triunfa la tesis de Sociedad Anónima o de Sociedad Anónima Deportiva.

 

Patria de Fernando Aramburu, la mejor novela de 2016

Estándar
patria

El escritor Fernando Aramburu ha escrito una novela titulada Patria. No me apetece entrar en los detalles del libro, puesto que considero que lo mejor para apreciar la obra es no saber nada, absolutamente nada. Y, evidentemente, quiero recomendar la lectura. Para resumirlo y ser contundente, creo que el titular es claro: Patria es la mejor novela española de 2016.

Si eso no es suficiente, darmos algunas pinceladas. La novela habla de un tema básico en la vida: el perdón. Y se ambienta en Euskadi, justo después del anuncio de la tregua definitiva de ETA. A partir de ese momento histórico, el libro avanza y retrocede numerosas veces desde un punto de vista cronológico. Pero también amplía el fresco con un universo de nueve personajes diferentes a través de los que intenta ofrecer un abanico de actitudes y respuestas ante un mismo problema pasado (violencia), presente (perdón) y futuro (cómo rehacer la vida). Estoy seguro de que algunos dirán que la visión de Aramburu es subjetivo y no refleja la realidad de lo ocurrido, de lo que ocurre ni de lo que ocurrirá. Toda novela es subjetiva. Si a alguien no le gusta, lo tiene fácil: puede sentarse ante un ordenador y escribir 650 páginas de prosa prodigiosa (trufada de estilo indirecto libre). Es fácil decirlo. No será fácil hacerlo.

Así que la recomendación es clara. Además, como regalo de Papa Noel o Reyes Magos… es perfecto. Ahí queda dicho.