La economía española y la caza con perrica

Estándar
índice

El catastrofismo es siempre un elemento de venta excelente. Todo el mundo tiende a leer con mucha atención las previsiones apocalípticas. En cambio, las buenas noticias no suelen tener una buena digestión. Parece que son menos atractivas. En esta reflexión, no voy a ser catastrofista, pero desde luego creo que tenemos argumentos para empezar a dejar de ser positivos.

Llevo mucho tiempo pensando que la economía española estaba creciendo con muchísima fuerza y de la mano de factores más que positivos como la exportación. Esa visión me llevó a bonitas discusiones con amigos que decían que la economía podía haber mejorado en los papeles pero no en la vida real. Lo cierto es que ahora empieza el proceso contrario. Veo cada vez más gente comprando pisos, comprando coches y eliminando de sus mentes miedos pasados. Eso no es ni bueno ni malo. Forma parte de un proceso individual de toma de decisiones en la que cada uno sabe lo que tiene y lo que puede hacer. Pero, desde mi punto de vista, hay factores que no pueden ser olvidados:

1. TURISMO. El turismo en el norte de Africa empieza a levantar cabeza. Confirmado por amigos hoteles de la costa española. Es una amenaza y no hay que olvidar que hemos disparado el número de turistas a límites récord, pero con muchos millones prestados de otros destinos por culpa de las amenazas terroristas.

2. PETRÓLEO. El petróleo por los suelos nos ha venido muy bien. Pero ese ciclo ya forma parte de la historia. Hay inversores como Az Valor que llevan mucho tiempo avisando y por fin vemos aparecer al lobo feroz de los precios altos en el crudo.

3. ESTABILIDAD POLÍTICA. Pedro Sánchez tiene en marcha una moción de censura. Rajoy puede dimitir. Volveríamos a la casilla de salida, con gobierno en funciones y con el Rey abriendo ronda de contactos. Si no dimite, tendremos a Pedro Sánchez como presidente con menos de 90 diputados. Estabilidad política… desaparecida.

La conclusión es obvia: sin estabilidad política, con el petróleo subiendo de precios y forzando la inflación y el turismo entrando en una pequeña fase de estancamiento… ¿qué elementos van a tirar de la economía española? La realidad es que la economía de un país es como un tren AVE. Necesita de varios meses para coger velocidad pero también de otros varios meses para ir frenando o incluso para estrellarse. Por tanto, no veo un apocalipsis mañana mismo. Pero si me viene a la cabeza una frase muy empleada por la gente del campo, los verdaderos filósofos de este país: no me gusta como caza la perrica. Mi admirado Warren Buffett lo decía de otro modo: “Sé ambicioso cuando los demás tienen miedo. Ten miedo cuando los demás son ambiciosos”. Empiezo a ver poca gente con miedo.

Marlango es mi Imperio Austrohúngaro

Estándar
marlango

Luis García Berlanga metió en sus dos primeras películas la expresión Imperio Austrohúngaro. Surgió fruto de la casualidad. Le dio suerte y acabó insertando esas palabras en todas sus obras hasta el punto de convertirse en un puro entretenimiento de cinéfilos detectar cuando y a santo de qué acababa saliendo esa referencia del gran director valenciano. Yo ni soy Berlanga ni lo pretendo. Pero en el proceso de creación de mis dos primeras novelas -Cuervos y palomas y La mujer sin nombre- he pasado muchas horas con Marlango como sintonía de fondo.

Es más, la creación de la primera de ellas coincidió con el lanzamiento de uno de los discos de Leonor Watling y Alejandro Pelayo, por lo que fue un refuerzo para la solitaria labor de creación que siempre supone ponerte delante de un ordenador y tratar de juntar letras, palabras, frases, párrafos, págicas, capítulos… Al final, y siguiendo a Berlanga, cité en las dos novelas algún fragmento de alguna canción del grupo.

Ahora mismo estoy con la tercera novela. Prefiero no adelantar si sigue la serie de Marco Klein y Magda Ramírez. Tampoco quiero adelantar el título ni el contenido. Al final, las novelas son como los embarazos: procesos largos y en los que siempre tienes la pequeña duda de si algo se puede acabar torciendo. En conclusión, la felicidad nunca es plena hasta que tienes el retoño entre los brazos, recién salido de la imprenta.

Para mi felicidad, Marlango ha sacado una nueva canción como anticipo de su futuro disco. Poco a poco. Así es la vida. Y así deberíamos tomarla, aunque en realidad solemos pecar de justo lo contrario. Ya la he escuchado y ya estoy echando de menos el resto del disco, lo que me lleva a plantearme una duda existencial: ¿se puede echar de menos algo que no se conoce? La respuesta racional es no. La respuesta sentimental es sí. No he tenido tiempo para buscar una fecha posible de publicación. Además, prefiero que el destino me sorprenda y ver un día que ya es toda una realidad. Será el día de comprarlo, hacerlo sonar y tratar de finalizar la tercera de las novelas con una sonrisa en el rostro. Gracias por tanto!

Gerard Piqué y el síndrome del artista

Estándar
PIQUE

Dicen quienes le conocen que Gerard Piqué es una persona inteligente. Yo no tengo el gusto de haber hablado con él en toda mi vida, así que no puedo confirmarlo ni desmentirlo. Pero ayer vimos una anécdota muy reveladora de lo que es un deportista profesional y, más específicamente, un futbolista. Cuando acabó el partido entre el FC Barcelona y el Real Madrid, Piqué cogió el micrófono y se quejó de que no le hubieran hecho el pasillo propio de los campeones. Así que pidió al staff del club que acudieran a hacerles el pasillo. Y así fue: todos los miembros del staff hicieron el pasillo a los futbolistas para regocijo de los aficionados culés, quienes reían la última gracia de uno de sus futbolistas bandera.

Desde la distancia, la reflexión sirve para Piqué, pero también para la inmensa mayoría de los deportistas profesionales del planeta Tierra. Sencillamente, están enfermos del síndrome del artista: creen que el mundo gira a su alrededor y todos nosotros (medios de comunicación, aficionados, familiares…) no hacemos sino contribuir a esa burbuja en la que viven.

Si de verdad Piqué fuera un tipo tan inteligente, tenía al alcance de su mano un gesto demoledor contra el Real Madrid y, sobre todo, un gesto demoledor para demostrar su calidad humana. Piqué debería haber pedido al staff técnico que acudiera al centro del campo y debería haber pedido al resto de los futbolistas que le hicieran el pasillo de los campeones a los fisios, entrenadores de porteros, médicos, preparadores físicos, delegados de campo… y a Ernesto Valverde. Son ellos, los futbolistas, los que deberían haber hecho el pasillo a su staff. Ese debía haber sido el verdadero pasillo de reconomiento a unos tipos que ganan muchísimos euros menos que los futbolistas y en los que jamás se piensa salvo cuando hay tres derrotas consecutivas, que es cuando sus puestos de trabajo pasan a estar en el aire.

Pero pedir eso a Piqué o a cualquier otro endiosado futbolista pasa por no entender cómo funciona este planeta y cómo cualquier futbolista acaba asumiendo que es Dios y que el mundo debe rendirle pleitesía. En el ciclismo, por fortuna, no necesitamos lecciones en este apartado. Es cierto que no podemos dar lecciones en otros muchos. Pero en el reconocimiento al mérito de los miembros del staff vamos muchos kilómetros por delante del fútbol.

La Mujer sin nombre, a la venta el 23 de junio

Estándar
PORTADA-OK

La segunda novela de la serie Marco Klein, La mujer sin nombre, ya tiene fecha de publicación: 23 de junio de 2018. El motivo de la fecha escogida es múltiple y variado. Para empezar, un punto de frivolidad: es mi cumpleaños. Pero sobre todo ha sido una fórmula para presionarme y obligarme a pulir las últimas lecturas y retoques. Así que el 23 de junio estará todo listo y saldrá a la venta.

Los interesados ya pueden hacer una compra en Amazon y el libro se descargará en su version eBook el 23 de junio. También saldrá la versión en papel en la misma fecha. ¡Ya falta menos! Así que este verano están garantizadas las aventuras de Marco Klein y Magda Ramírez. Para que no haya confusión posible, en esta ocasion no hay deporte de por medio. Es una investigación policial que arranca con el asesinato de una mujer en una iglesia católica. Pero los amantes del deporte y la novela no deben desesperar. Nuevas ideas bullen en la cabeza… Eso sí, vamos paso a paso. Y la próxima meta: 23 de junio.

La mujer sin nombre, título de la segunda novela de Marco Klein y Magda Ramírez

Estándar
PORTADA-OK

Con Cuervos y palomas entramos en el mundo del deporte profesional y el dopaje. Ahora llega el turno de seguir las aventuras (y vidas) del inspector Marco Klein y la subinspectora Magda Ramírez. La segunda novela ya tiene título: La mujer sin nombre. Y también tiene fecha de publicación: finales de junio, pensando así que sea lectura propia del verano.

En esta segunda novela no hay deporte (ni dopaje). Quiero que quede claro para que nadie compre el libro pensando que va a vivir una segunda parte de la investigación vivida en la primera novela. En este segundo libro los personajes se enfrentan al asesinato de una mujer en una iglesia católica. Así arranca la historia y comienzan las dudas en la cabeza del inspector, quien además debe enfrentarse a sus fantasmas personales y muy especialmente a un personaje que aparece en la primera novela pero del que no sabemos ni su nombre. Es La mujer sin nombre. Ella será la clave para desvelar lo que ocurre en la investigación y para conocer mejor a Marco Klein.

 

La segunda novela de Marco Klein, en la recta final

Estándar
PORTADA

No hace mucho tiempo prometí que sacaríamos la segunda parte de las aventuras de Marco Klein y Magda Ramírez. Y vamos avanzando en la promesa hecha. Hoy mismo acabo de recibir un ejemplar beta, es decir, un ejemplar ya impreso pero todavía no definitivo. Este tipo de ejemplar se utiliza para hacer la última lectura y poder ver, en papel, si los márgenes están bien o necesitan ser cambiados, si el tipo de letra funciona… Es decir, las últimas rectificaciones antes de la publicación definitiva.

Para mantener un poco la intriga, tapo el título y la base de la fotografía. Pero lo prometido es deuda: la segunda parte de Cuervos y palomas está cada vez más cerca. Y si no sucede nada extraño, lo normal es que acabe siendo publicada antes del verano y no después del verano como había dicho en un principio.

Por cierto, os recuerdo que el 23 de abril estará a vuestra disposición la versión ebook de Cuervos y palomas, el libro de Marco Klein y Magda Ramírez en el que se centran en una investigación criminal focalizada en el deporte de elite. Se puede comprar en Amazon.

Se marcha Philip Kerr, uno de los más grandes

Estándar
KERR

El fin de semana me dejó un regusto amargo cuando en mi tablet apareció un titular impactante: la muerte de Philip Kerr,  a los 62 años de edad. Estoy seguro de que muchas personas no conocen a este escritor británico. Pero no hay duda alguna de que merece ser conocido. Después de echar un vistazo a mi biblioteca personal, he descubierto que he leído al menos seis novelas de Kerr, muchas más de las que imaginaba. Y es que es un autor que nunca decepciona cuando uno abre las páginas de cualquiera de sus libros.

Kerr tiene dos grandes series. La primera y por la que se hizo más famoso es la Serie de Bernie Gunther. Este detective vive en la Alemania nazi y hace juegos malabares para intentar salir con vida de un país y de un régimen en el que no cree. La primera de las novelas de esta serie y la primera que leí de Kerr es Violetas de marzo. Su personaje es, sobre todo, un faltón. Y ese tipo de literatura suele gustar más a hombres que a mujeres (perdón es una reflexión hecha tras una amplia encuesta personal).

La serie me gustaba tanto que incluso me animé a comprar y leer dos libros en inglés. Conocía el personaje, el ambiente… y eso siempre facilita la lectura para los que no somos genios en la lengua inglesa. Y sinceramente no tuve mayores dificultades para leer las novelas, lo que me sirvió para ir mejorando el inglés y disfrutar más de Kerr.

La otra gran serie, que se ha quedado terriblemente corta, estaba centrada en el fútbol. Ahí me ha dado tiempo a leer dos de las tres novelas. Y son muy recomendables (de nuevo, más recomendables para hombres que para mujeres. Y perdón de nuevo por el tópico). Lo mejor de Kerr, sin duda alguna, no eran las tramas sino las frases de sus personajes. En su día, hablé en el blog de Mercado de Invierno. Y recordé una de sus mejores frases: «En el fútbol no se puede jugar bajo los focos sin que haya sombras».

Eso es lo que hacía Kerr: poner su foco sobre los personajes y darles vida propia. Ahora, todos ellos se han quedado sin creador y nosotros sin uno de los autores más interesantes de este inicio de siglo XXI, si de novela negra hablamos.

Serie de Bernie Gunther
1. Violetas de marzo (March Violets, 1989), ambientada en Berlín en 1936, RBA Serie Negra.
2. Pálido criminal (The Pale Criminal, 1990), ambientada en Berlín en 1938, RBA Serie Negra.
3. Réquiem alemán (A German Requiem, 1991), ambientada en Berlín y Viena en 1947-48, RBA Serie Negra.
4. Unos por otros (The One From the Other, 2006), ambientada en Múnich en 1949, RBA Serie Negra.
5. Una llama misteriosa (A Quiet Flame, 2008), ambientada en Buenos Aires en 1950, RBA Serie Negra.
6. Si los muertos no resucitan (If The Dead Rise Not, 2009), ambientada en Berlín en 1934 y en La Habana en 1954, RBA Serie Negra.
7. Gris de campaña (Field Grey, 2010), ambientada en La Habana en 1954, con flashbacks en Berlín 20 años antes, RBA Serie Negra.
8. Praga mortal (Prague Fatale, 2011), ambientada en Berlín y Praga en 1941, RBA Serie Negra.
9. Un hombre sin aliento (A Man Without Breath, 2011), ambientada en la Oficina de Crímenes de Guerra de la Wehrmacht en 1943, RBA Serie Negra.5​
10. La dama de Zagreb (The Lady from Zagreb, 2015), ambientada en Berlín, Croacia y Suiza en 1942, RBA Serie Negra.
11. El otro lado del silencio (The other side of silence, 2016), ambientada en la Riviera Francesa, en 1956, RBA Serie Negra.
12. Prussian Blue (2017), ambientada en 1939 y algunas escenas en 1956, no publicada en español.
13. Greeks Bearing Gifts (2018), no publicada en español.

Serie Scott Manson
1. Mercado de invierno (January Window, 2014), ambientada en Londres, RBA Libros.
2. La mano de Dios (Hand of God, 2015), ambientada en Atenas, RBA Libros.
3. Falso nueve (False Nine, 2015), RBA Libros.

Ya hay nueva portada para Cuervos y palomas

Estándar
PORTADA CUERVOS Y PALOMAS6

Como el movimiento se demuestra andando, voy con la primera de las novedades de Cuervos y palomas: el cambio de portada. No hace mucho publiqué que lanzaría la versión en eBook para el día del libro (y de mi santo): el 23 de abril. Así que no podemos perder ni un segundo.

Ya está en marcha una nueva corrección (toca releer el caso), una nueva maquetación y una nueva portada. Durante semanas incluso he pensado hasta en el cambio del título. Sinceramente, me gustaba:  Tiempo de cuervos. Pero no lo voy a cambiar por los lectores. Son muchos los que compraron el libro Cuervos y palomas y si ven un título diferente pueden confundirse, comprarlo y comprobar, posteriormente, que han comprado un libro que ya tenían en su poder. Así que mejor lo dejamos como está… y no jugamos con fuego.

El segundo compromiso, la publicación de la segunda parte de las aventuras de Marco Klein y Magda Ramírez, también avanza a buen ritmo. La idea es publicarlo antes del 1 de octubre. Y no debería haber ningún problema para llegar a tiempo. Incluso si me respetan las “lesiones” (volúmenes exagerados de trabajo), intentaré publicarlo antes del verano para que pueda ser leído en vacaciones. Por cierto, ya tengo título e incluso portada. Pero esa doble novedad la dejamos para otro programa, que diría Iker Jiménez.

Doble compromiso literario para 2018 (innegociable)

Estándar
cuervos-y-palomas

Hace ya mucho tiempo (tal vez demasiado) publiqué mi primera novela: Cuervos y Palomas. Ahora, es tiempo de recuperar ese impulso creador. Y para que el día a día no me sepulte en nuevas iniciativas, ahí va el doble compromiso:

-Antes del 23 de abril de 2018 (el día de San Jorge y de los lectores) sacaré una versión digital del libro Cuervos y Palomas para los amantes de los lectores kindle. Además, incorporaré un par de novedades en el estilo más que en el fondo.

-Y antes del 1 de octubre de 2018 publicaré la segunda parte de las aventuras de Marco Klein y Magda Ramírez. Ya tengo título y portada. Y estoy dándole un último repaso. Me falta la lectura de esos amigos especialistas en encontrar erratas hasta debajo de las piedras. Y a la imprenta!

Lo reconozco: soy miembro de una secta

Estándar
FOTO

Los últimos meses de silencio en el blog me han servido para ganar tiempo en otras actividades. Por ejemplo, la lectura. Pero, sobre todo, han sido meses de formación que acaban con este reconocimiento público: soy miembro de una secta. Sí, mi secta se llama Value Investing (Inversión en Valor). Y tenemos una característica especial: no intentamos conseguir adeptos.

Lo malo de ser un tipo obsesivo es que cuando comienzas con un tema… no es fácil que lo dejes aparcado en cinco minutos. Empecé en la secta hace tiempo, aunque entonces aún no lo sabía. Todo arrancó con la lectura del libro Inviertiendo a largo plazo, de Francisco García Paramés. Es un buen modo de comenzar con el Investing Value. También lo son los libros de Peter Lynch: Un paso por delante de Wall Street o Batiendo a Wall Street (es mejor el primero).

La zona más avanzada y compleja son los libros de Benjamin Graham: El inversor inteligente y Security Analisis (es mucho más asequible técnicamente el primero que el segundo). Estos dos libros son, sin duda alguna, la gran biblia (el viejo y nuevo testamento, para que nos entendamos).

Llevo ya tres párrafos y aún no he explicado nada de mi nueva secta. Esa es precisamente una de las claves del Value Investing (Inversión en Valor). Si todo el mundo aplicara nuestros criterios, el mundo sería mejor… no tenemos duda alguna. Pero también está claro que no podemos romper años de incultura financiera generalizada y fomentada desde todos los poderes públicos y privados.

Además, muchas de nuestras ideas son auténticas locuras (loco es sencillamente pensar al revés de lo que piensa la mayor parte de la gente). Por ejemplo, ahí van algunas ideas de Warren Buffett, conceptos todos ellos que pueden ser calificados como altamente peligrosos para la sociedad creada en este inicio de este siglo XXI:

1. “Invierte en ti mismo. Eres tu mayor activo, con diferencia. Cualquier cosa que hagas para mejorar tu talento y ser más valioso se recompensará en el futuro”.

2. “Cuesta 20 años en construir una reputación y 5 minutos arruinarla. Si piensas sobre ello, harás las cosas de forma diferente”.

3. “Disfrutamos del proceso mucho más que de las ganancias” (esto lo dice la 3ª persona más rica del mundo, pero el tipo que lleva décadas sin cambiar de casa ni de ¡coche!

4. “Cuando piensas en comprar una cosa, debes preguntarte qué pasaría si no la compras. Si la respuesta es nada, es mejor que no la compres. Y olvida la posibilidad de comprar con crédito”

5. “La regla número uno es no perder dinero. La regla número dos es no olvidar la regla número uno”.

Y hasta aquí llega la reflexión inicial del Value Investing. Otro día haremos un repaso de las mayores tonterías económicas que se han visto en estos últimos años… y que se volverán a ver dentro de no mucho tiempo.